Imagen inicial

Los músicos se gradúan en Internet

Antes, cuando las redes sociales no existían, el sueño de todo aquel que aspiraba a ser músico conocido era ser descubierto y firmar con una casa disquera. Hoy, la situación es distinta.

Por Raynold van Putten

bitacora@eafit.edu.co

Por muchos años los solistas y los grupos musicales tuvieron que ser esclavos de los sellos discográficos recibiendo una comisión mínima por su talento, mientras que otros se enriquecían gracias a sus virtudes.

Hace no mucho las cosas cambiaron, llegaron las redes sociales y los artistas ya no tuvieron que seguir dependiendo de los sellos. Al principio pensaban que no lo iban a poder hacer ya que casi nadie imaginó que las redes sociales se iban a convertir en lo que hoy en día son.

Hoy, gracias a Facebook, Twitter, YouTube, Soundcloud y Itunes tienen una plataforma para darse a conocer y ganar dinero.

Ojo, no digo que los artistas no están firmando con los sellos, sino que ahora gracias a los avances de la tecnología lo pueden hacer bajo términos más humanos.

No importa dónde estés, con que tengas internet y talento es suficiente, solo subes tu video a la web, si le gusta a alguien le dará “me gusta” o lo compartirá. Otros lo van ver y lo seguirán compartiendo y antes de que te lo imaginas, personas en varias partes del mundo estarán escuchando tu música.

No digo que sea fácil, pero sí es posible, no puedes sentarte a esperar que la gente le dé “me gusta” a tu canción no más porque son amigos tuyos ya que algunos ni siquiera saben que tienes talento.

Tú mismo lo tienes que promocionar, compartir el video en Facebook cada vez que puedas sacar música nueva y de calidad. Claro que para hacer algo de calidad se necesita dinero, pero si quieres hacerlo debes invertir y ser realmente talentoso.

Todavía me acuerdo cuando DeAndre Cortez Way, mejor conocido como Soulja Boy, se dio a conocer por el Internet por su canción Crank That (Soulja Boy) cuando YouTube todavía no era tan popular como lo es hoy en día.

 

La canción y el video tomaron Estados Unidos por sorpresa y lo que nadie podía creer era cómo un artista que no está firmado con ningún sello discográfico su canción pudo llegar al número 1 del US Billboard Hot 100. De una forma u otra se puede decir que él demostró que sí se puede ser famoso gracias a internet.

Después de que se volvió conocido en Estados Unidos, la casa disquera Interscope Records, la misma que tiene artistas como Eminem y Robin Thicke, el intérprete de Blurred Lines se le acercó para que él firmara con ellos.

Auto-Tune

La tecnología ha ayudado mucho a la música, gracias a ella se inventó el teclado donde con una sola herramienta puedes encontrar el sonido de todos los instrumentos que necesitas, ni hablar de Fruity Loops, que donde si no existe lo inventas.

Lamentablemente, como en todo, lo bueno viene con lo malo y lo malo con lo bueno. La compañía Antares Audio Technologies se inventó un procesador de audio llamado Auto-Tune que era en principio para corregir el tono en ejecuciones vocales e instrumentales.

En 1998, cuando la cantante Cher sacó la canción Believe, que después se convirtió en un éxito, lo empezaron a llamar el efecto Cher. Por un poco más de una década utilizaron Auto-Tune con mesura y nadie se preocupaba, fue después cuando raperos y personas que se hacían llamar “cantantes” empezaron a abusar de la herramienta y se salió de control.

No es que quiera difamar el reggaetón pero en ese género hay muchos que se hacen llamar cantantes que abusan de dicho sistema. De cada diez canciones que pasan por la radio nueve de ellas, de comienzo a fin, te da la impresión que estás escuchando un computador y no a una persona. Después, cuando pagas para ir a un concierto, llegas y encuentras a personas que ni en el baño saben cantar y en el escenario doblan la canción durante todo el espectáculo.

Pero no era solo el reggaetón, sino también el R&B y el hip hop, el Auto-Tune llegó a cansar tanto que en 2009 Jay-Z, uno de los raperos más imponentes de la última década, sacó una canción en su disco The Blueprint 3, llamada D.O.A Death Of Auto-Tune, en español Muerte del Auto-Tune, con el propósito que los artistas dejaran de llenar las canciones con ese efecto, pero lamentablemente no tuvo éxito.

Quemar o descargar

En la década de los 90, todavía me acuerdo, si querías una canción de cual quiere artista tenías que comprar todo el disco y las canciones no se podían quemar o descargar como se hace hoy.

Ahora tienes la facilidad de comprar solo la canción que te interesa por ITunes y descargadores de música de YouTube y otros sitios más. Aunque eso a nosotros como consumidores nos conviene, a los músicos de profesión no, pues sabemos que descargarla gratis de internet es piratería, pero lo hacemos de todas formas ya que ¿quién está ahí para prohibirlo?

En conclusión, la tecnología ayudó a la música aunque también en cierta parte la dañó, pero le dio la oportunidad a personas que viviendo en otra época difícilmente hubiesen tenido la oportunidad de ser exitosas en esta disciplina.

Comentarios