sabrina-duque-Ecuadorpeque

Entender los códigos sutiles de la sociedad

Sabrina Duque es una periodista y traductora ecuatoriana, reconocida por sus crónicas viajeras. En el Festival Gabriel García Márquez de Periodismo participó de la charla “Viajar para contar(nos)”, junto con Diego Cobo y Pere Ortín, ambos de Barcelona, y Santiago Gamboa y Alejandro Torres, de Colombia.

Sus anécdotas sobre su vida laboral engancharon rápidamente al público.

Por Juan Manuel de Greiff Ramírez – jmgr@eafit.edu.co

Para esta periodista ambulante, su vida y su pasión son escribir y contar historias a través del periodismo. Una tarea que se le facilita debido a la gran cantidad de lugares en los que ha residido y de la variedad de anécdotas, culturas y vivencias que ha recolectado con el pasar de los años.

 ¿Cuál ha sido la mejor etapa de su vida laboral y por qué?

«Es difícil responder eso, porque espero que haya una etapa más feliz en el futuro, pero hasta ahora mi etapa más feliz fue todo el tiempo que trabajé en Etiqueta Negra.

Fue una etapa en donde me exigí mucho, trabajé muy duro y superé muchos problemas que tenía con mi narrativa y di un paso adelante en mi manera de escribir».

¿Cómo cambia la práctica del periodismo dependiendo del país en el que se aplique?

Hay países donde hay situaciones difíciles y los periodistas se acobardan y hay países donde hay situaciones terribles y los periodistas brillan más que nunca.

«Hay países donde es mucho más fácil tener acceso a las fuentes o hacer investigaciones. Admiro mucho el trabajo de periodistas que buscan y encuentran historias o notas en escenarios difíciles».

¿Cuál es el tema que más le ha apasionado cubrir en tu vida?

«¡Uf! Yo creo que el cerebro. Hice la historia del padre de la lobotomía y fue una exploración sobre lo que es el cerebro y cómo no lo entendemos.

En el pasado nos parecía una idea brillante meterle una aguja al cerebro de una persona para anular una parte y el inventor de esta técnica quirúrgica se ganó el premio Nobel de medicina.

Hoy nos parece una aberración, pero yo me pregunto si de aquí a cuarenta años no nos parecerá una aberración haber medicado a las personas que padecían enfermedades mentales, en vez de buscar otra forma de intervenirlos».

¿En qué se diferencian sus crónicas de viajes de los demás periodistas que hacen la misma labor?

«Tengo la ventaja de que cuando estoy en un país es porque me he mudado a ese país, y tengo una permanencia que me permite ir entendiendo poco a poco los códigos más sutiles de la sociedad en la que estoy viviendo.

Tengo mi propia mirada y mi forma de entender el mundo. Es diferente porque soy yo, y no otro».

Sabrina Duque con Joseph Zárate, ganador en los Premios Gabriel García Márquez 2018/ Foto tomada del Twitter de Sabrina Duque @sabrInaduqueSD

¿Se arrepiente de algo en su vida laboral?

«De no haberme ido del diario más rápido».

¿Te quedas con el periodismo actual o prefieres uno más clásico?

«El tema para mí no es el formato. Hay revistas y periódicos que admiro mucho y no existen en papel.

Sí tengo el fetiche con el papel y me gustan las revistas físicas y adoraba Etiqueta Negra cuando me llegaba, sentir el peso en las manos, pero lo realmente importante para mí es el contenido.

En este momento de mi vida estoy leyendo mucho The New Yorker en formato digital, y el placer de leer una buena historia es el mismo que leerla en papel.

Solo que es mucho más cómodo para mí leer en la revista, porque me puedo acostar en una hamaca en el patio, el iPad me parece muy incómodo para leer, pero en el fondo no es el formato, es el buen periodismo».

¿Cómo no caer en la monotonía a la hora de contar historia tras historia?

«Depende mucho del escritor, eso va en la esencia. Si alguien tiene muchas historias muy buenas, pero a la hora de escribirlas no se sabe expresar, nadie lo va a leer».

¿Cuál ve usted la evolución del periodismo?

«Pues yo diría que con la tecnología el periodismo tiene el potencial de llegarle a más público, además ya no se puede hacer una crónica sin imágenes o una noticia sin fotos. Para mí lo audiovisual es el foco del periodismo hoy».

Si pudiera cambiar algo del periodismo actual, ¿qué sería?

«Si tuviera un poder absoluto, eliminaría por completo las fake news, porque para lo único que sirven es para crear confusión. Uno a veces lee cosas totalmente ridículas y se las termina creyendo.

Ahora, no solo en el periodismo, sino también en sus consumidores, porque me parece que los jóvenes están dejando de leer prensa y noticias. Inculcaría más eso en ellos».

Comentarios