Principal

Excombatientes, víctimas del conflicto y viejas glorias del deporte jugaron fútbol por la reconciliación

Ayudar a proteger la paz en Colombia fue uno de los objetivos de Fútbol por la Reconciliación, actividad que se llevó a cabo entre el 18 y 19 de junio en el occidente antioqueño.

 

Texto y fotos Jonathan Jiménez Hernández – jjimen43@eafit.edu.co

En el marco del evento Fútbol por la Reconciliación, el cual se llevó a cabo en la zona veredal Llano Grande, en el municipio de Dabeiba (Antioquia), excombatientes de la guerrilla de las Farc, exparamilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia y víctimas del conflicto armado compartieron el debut mundialista de la Selección Colombia frente a Japón.

Los excombatientes, al lado de miembros de la fuerza pública y habitantes de esta región, conformaron un equipo para enfrentar a exfutbolistas que militaron por los equipos más importantes de Antioquia: Atlético Nacional e Independiente Medellín.

Con una marcha hacia el terreno de juego, excombatientes y exfutbolistas dieron inicio a la previa de este partido por la reconciliación.

“Territorio de paz” fue el mensaje de paz que se llevó hasta el campo de juego. También se entregaron balones a los 75 niños de la vereda, que fueron donados por Proantioquia.

Los balones con que se jugó el partido fueron hechos por Gran Gol, una empresa del municipio de Granada (Antioquia), a la que pertenecen víctimas del conflicto armado.

Samuel Vanegas, excampeón continental con el Once Caldas en el año 2004 y ex jugador del Deportivo Independiente Medellín; Diego Toro, exjugador de Atlético Nacional; y el portero antioqueño Hugo Tuberquia, quien pasó por los dos equipos más representativos de la región, fueron algunas de las figuras presentes en este encuentro.

El partido se desarrolló de manera intensa y con marcador de 3-2 el equipo conformado por los exjugadores de Nacional y Medellín venció al equipo de Llano Grande. El juego quiso demostrar que en Colombia es posible la unión y dejar atrás las viejas rencillas.

El evento Fútbol por la Reconciliación inició el lunes 18 de junio en una zona donde se encuentran exguerrilleros de las Farc.

El principal clamor que se escuchó mientras se marchaba hacia el terreno de juego fue respetar los acuerdos de paz.

José Lisandro Lascarro, conocido como Pastor Alape, fue el encargado de entregar los balones a los niños de la región.

Mientras los niños sonreían con sus balones, miembros del equipo de la zona veredal de Llano Grande aprovecharon para entrar en calor.

Los pequeños no desaprovecharon el pequeño espacio antes de que iniciara el encuentro de los adultos y se divirtieron en el arco sur de la vereda.

Miembros de la ONU fueron los encargados de dar el saque de honor de este evento de reconciliación.

El conjunto de azul, conformado por exguerrilleros, fuerza pública y comunidad, cayó 2-3 contra los exjugadores del fútbol antioqueño.

Comentarios