Juan Ravell

«La sátira es como una capita de azúcar»: Juan Andrés Ravell, periodista venezolano

Juan Andrés Ravell, venezolano de 37 años, es periodista y cofundador de El Chigüire Bipolar, la Isla Presidencial y un canal de YouTube. En ellos, la sátira es un símbolo de distinción.

En la charla “¡Pongámonos serios! El poder de la sátira periodística”, del Festival Gabriel García Márquez de Periodismo, llevado a cabo en Medellín del 3 al 5 de octubre de 2018, Ingrid Beck, Pere Rusiñol, Rafael Pineda, Juan Andrés Ravell  y Mariluz Vallejo hablaron de cómo, a partir de la sátira, expresan las realidades de sus respectivos países de una manera jocosa y bien recibida por los lectores.

Por Juan Diego Molina – jdmolinag@eafit.edu.co 

El Chigüire Bipolar es una revista digital caracterizada por su manera de contar las noticias –que son reales, aunque no lo aparenten– para el entretenimiento de los lectores, además de sumar su crítica satírica.

Juan Andrés Ravell, periodista de este medio, habló con Bitácora acerca de su trabajo.

¿Cuáles son las ventajas de la sátira sobre otros géneros periodísticos?

«Si vemos a la sátira como un género periodístico, su ventaja es que es muy difícil atacarla. Porque se ve muy desnudo y muy triste el gobernante o el ente de poder que ataca a la sátira, porque devela inseguridad.

Entonces creo que en definitiva puedes decir algo similar a lo que dice el periodismo, pero el atacarte lo hace más ridículo.

Se pueden decir muchas realidades muy fuertes como con una capita de azúcar que pase suavecito si estás diciendo algo bien heavy, pero de manera que el otro se esté riendo y que ni siquiera se esté dando cuenta de que le estás metiendo el dedo».

¿Crees que la sátira es un buen medio para llegar a los venezolanos ahora con la crisis que pasa el país?

«La sátira siempre funciona como difusión. Nuestro reto ahora es que hay cada vez menos acceso a Internet y hay menos teléfonos móviles inteligentes en el mercado por la crisis económica.

Quizás nos toque retroceder y volver al papel para llegar a la gente. El reto está en la distribución, más que en el tipo de mensaje».

Pere Rusiñol,Rafael Pineda, Juan Andrés Ravell, Ingrid Beck y Maryluz Vallejo. / Foto tomada de: https://twitter.com/FNPI/status/1048273479974494210

¿Cómo no sobrepasar la delgada línea entre la sátira y la ofensa?

«Es clave determinar quién es tu objeto de burla, qué estás criticando y tu punto de vista. Nosotros antes de publicar una noticia decimos: ‘Bueno, sucedió esto, qué queremos decir”, como si fuera un editorial. Es un editorial en tono de humor.

Tú puedes hacer un chiste sobre la escasez de comida donde en el texto, con el titular o de alguna manera, señalas y acusas al responsable.

Es imposible equivocarse cuando se apunta al poderoso y no al débil, jamás se debe atacar al débil, ni al oprimido, ni a las minorías».

¿Por qué estudiar periodismo y por qué dedicarse a la sátira?

«Las pasiones no se deben justificar. Si lo sientes dentro de ti y salir a la calle a entrevistar te estimula, y ser traductor de la realidad para una audiencia es algo que te atrae, no hay más nada que hacer».

Simplemente hay que hacerlo y creer en hacer el mejor trabajo posible. No siento que hay que evangelizar a la gente. El que llega a estudiar esto y le gusta lo va a hacer sin tener que justificar algo superior.

¿Qué nos recomendarías a los jóvenes que empezamos a estudiar periodismo en este momento?

«Busquen buenos jefes. Yo sé que está difícil, a veces el trabajo hay que hacerlo, pero busquen medios no pensando en la proyección de dinero, ni en la proyección de carrera, sino en gente de quien aprender, que tenga rigurosidad, aunque sea económica o no económicamente viable; un trabajo que ustedes admiren.

Traten de posicionarse en un medio, toda la experiencia es buena, incluso trabajar en un mal medio es una buena experiencia. Pero si no consiguen eso, pues hagan sus proyectos paralelos, un blog, experimentar y ver qué pasa».

Comentarios